Ingrese sus datos para entrar
 
USUARIO
CONTRASEÑA
Regístrese a nuestro boletín y reciba las novedades del CEJA
Nombre: Email:
 
 
Publicaciones



    La Cadena Delictiva Ambiental
 


Por Alejandro Angulo C.

Los ilcitos como los delitos son acciones y procesos que van adoptando formas, ritmos y actores en el tiempo y espacio, por ello, su dinmica es cambiante. En funcin de lo anterior, es que hoy en da, resulta necesario diferenciar al actor que lleva a cabo la accin de tala ilegal de aquel otro proceso y participantes que, desarrollan el crimen organizado. Y aunque se podra ver que se trata del mismo origen y recurso natural con los similares procesos de impacto ambiental, no es as, ya que si bien ambos producen la perdida de cubierta forestal, la reduccin de servicios ambientales, la erosin y degradacin de hbitat de fauna silvestre y as mismo, genera condiciones de pobreza en las comunidades, lo cierto es que en el caso del crimen organizado ambiental, el asunto y el componente principal no es ya el recurso natural, sino la organizacin criminal, que slo toma como base material de enriquecimiento ilegal al recurso, para producir un espacio de gobernabilidad delictiva que trastoca o erosiona los controles sociales del delito y aprovecha la debilidad institucional, para avanzar en su legitimidad y coercin con la comunidad, fundado en la oferta de ingresos y en la compra del silencio y, el sometimiento por la fuerza y el miedo de los ciudadanos. De esta forma, es que asistimos a un nuevo momento del proceso que encierra una relacin negativa entre - el agotamiento del recurso forestal y la existencia del crimen organizado - . Ahora bien, crimen organizado es el concepto abstracto por el cual definimos la actividad o accin con temporalidad permanente de un grupo que posee estructuras y jerarquas que operan en la ilegalidad, haciendo uso de la violencia, coercin y corrupcin del aparato burocrtico y cuyo fin es la acumulacin de riqueza econmica y el establecimiento de cotos de poder, a costa del deterioro, agotamiento y perdida de los recursos naturales y el patrimonio privado, social y nacional natural. A ello, hay que aadir que el crimen organizado evoluciona por etapas y adopta caractersticas y patrones de comportamiento organizativo y funcional, espacial, de peligrosidad y por especialidad en funcin del recurso natural del que se apropia, transforma y vende; razn por la cual, el crimen organizado adquiere de manera concreta y especfica una forma, como en el caso de la regin de las Lagunas de Zempoala, en donde se ha alcanzado un cierto nivel de operacin, estructuracin y roles que lo hacen aparecer como una cadena delictiva ambiental, lo que equivale a la delincuencia como forma de gobernar en un espacio regional, cuya funcin es la de consolidar un poder informal y con amplias relaciones de poder formal en los gobiernos locales como ya se ha visto en el caso de Huitzilac y Ocuilan, con lo cual validan su control de la vida comunitaria y, profundizan la erosin de las relaciones sociales del control del delito, en tanto que se apropian de manera parcial de una forma de legitimidad, como orden paralelo. Basta decir que la delincuencia organizada aparece tambin como cierta vlvula de escape ante la presin econmica, ya que ofrece fuentes de trabajo mejor remuneradas que las inexistentes formales, pagando, por ejemplo, a un motosierrista $ 300 pesos diarios que equivale a ms de 6 salarios mnimos por da; dan empleo a los que poseen medios de transporte y a los que transforman la madera como en el caso de Hutizilac; generan una “renta institucional” para las autoridades que solapan su operacin, cuentan con abogados para dar asistencia, contratan vigas y permiten una revalorizacin del recurso con mayor ganancia entre los comercializadores (madereras). La modalidad que asumen como cadena delictiva se basa en la divisin del trabajo (diferentes funciones y roles), organizacin por grupos y especializacin por zona ( Ocuilan es zona de extraccin de madera, Huitzilac es de transformacin y el D.F. de comercializacin), ambas con un nivel de integracin como proceso, pero independientes como unidades econmicas, pero adems, existe un proceso de integracin de giros criminales como el robo de vehculos, asalto y portacin ilegal de armas, lo que les permite transferir recursos de un giro a otro. Otra de sus caractersticas consiste en aprovechar las debilidades o lagunas de la ley como el empleo de menores de edad, el que no este tipificado o criminalizado la delincuencia organizada ambiental o forestal y sobre todo, la complejidad para establecer el nexo causal entre el cuerpo del delito y la probable responsabilidad de los inculpados, mediada por el lugar, tiempo y circunstancias que conforman el suceso que determina el delito en sus distintas modalidades como ...corte, arranque, derribo o tala de algn o algunos rboles, conforme al artculo 418 fraccin II del Cdigo Penal Federal. As las cosas, estamos ante la presencia de una economa delictiva regional que produce un ingreso o renta delictiva bruta bastante rentable, e integrada a la vida de las comunidades y zonas. En esta medida, en el Estado de Mxico, el segundo delito en importancia, reconocido por las instancias gubernamentales, lo constituye la tala ilegal, lo que da cuenta de un proceso que se viene gestando de aos atrs bajo la influencia o regionalizacin por un lado, de Huitzilac, Morelos, en Lagunas de Zempoala y por otra parte, proveniente de Michoacn, en la reserva de Mariposa Monarca; en el que dicho proceso regionalizado, le asigna una especializacin a los territorios forestales mexiquenses de zonas de extraccin.

La espiral ascendente del crimen organizado requiere de nuevas estrategias de contencin y desmembramiento, que implica una articulacin de polticas ambientales, sociales, polticas y econmicas, que eliminen por un lado, las bases materiales econmicas y por otra parte, tambin atiendan la supresin de la impunidad, para ello, hay que considerar el camino largo, el cual nos conduzca al empoderamiento de las comunidades junto con sus Comits de Vigilancia Participativa, a fin de restablecer el control social de los delitos, sin embargo esto nos conlleva a un trabajo institucional intenso de respaldo y presencia que permita respaldar el accionar ciudadano. En otro orden de ideas, tambin resulta imprescindible contemplar el actuar gubernamental desde la perspectiva de la criminalstica ambiental, para solventar las debilidades legales en el sentido de aportar las evidencias e indicios que lleven al juzgador a determinar los nexos causales entre el cuerpo del delito y la responsabilidad de los inculpados, pero sobre todo, a alcanzar a aquellos que no intervienen de manera directa en el ilcito, y que son precisamente los que obtienen la mayor ganancia de la actividad, es decir, que se trata de las personas que dirigen a las bandas y que bajo la modalidad de flagrancia es prcticamente imposible fincarles responsabilidades y llevarlos a que comparezcan ante la autoridad; por ello, adems de perfeccionar el actuar de la autoridad administrativa, es deseable una reforma a las leyes ambientales y penales que tipifiquen la delincuencia organizada ambiental, la comisin del ilcito y delito, como autor intelectual indirecto y finalmente, considerar como infraccin administrativa y en su caso, como delito, la participacin en la cadena ilcita-delictiva forestal. Aunado a lo anterior, el desarrollo del crimen organizado requiere de la coordinacin institucional en los diferentes niveles de gobierno, lo que a su vez implica un marco jurdico de facultades para las partes ( estatales y municipales) y la colaboracin estrecha en materia de informacin y acciones conjuntas; asimismo, una respuesta eficaz indudablemente estar fincada en la instrumentacin metodolgica y conceptual de la ciencia de la proteccin ( a partir de una accin y visin interdisciplinaria, la incorporacin de disciplinas como la modelacin espacial, la estadstica y la criminalstica), que en su conjunto produzcan modelos de proteccin basados en un Sistema de Proteccin Estratgica Dirigida, el cual combina tanto cantidad como diferentes tipos de acciones ( operativos, rondas de vigilancia, inspecciones, puntos de revisin carretero, monitoreo satelital o con video, acciones de investigacin etc.), as como una visin de disuasin en la modulacin y aplicacin de las sanciones y multas, incluyendo la sancin privativa de la libertad.

El control de la delincuencia ambiental y por consiguiente, el restablecimiento de la gobernabilidad ambiental, se da por etapas que se intercalan en el tiempo y espacio donde cada una de ellas cumple un objetivo. Dichas etapas van desde la contencin, pasando por la disminucin de la magnitud hasta la disminucin de la frecuencia de ilcitos, las cuales producen un resultado de estabilizacin y por ende, de supresin de grupos delictivos organizados.

Mas all del actuar punitivo, se impone el anlisis zonal para identificar las causales de generacin de ilcitos (la explicacin criminolgica) con el objeto de determinar s se trata de variables estructurales que la hacen ser recurrente en la medida en que persisten las causas, o se trata de variables incidentales que pueden ser atendidas con la intervencin persistente, ordenada y eficaz de la vigilancia, inspeccin y control social de los ilcitos.

Hoy en da, Mxico y su parte ambiental, tienen un reto y una cita al cual acudir: el asunto de la seguridad, que en su caso se trata de la seguridad ambiental, por la va de contencin de la criminalidad, pero su configuracin del accionar tctico, depender de la conceptualizacin estratgica, sustentada en planteamientos metodolgicos y con bases cientficas desde el abordaje de diferentes disciplinas.




 
   
 
Montecito Núm. 38 Piso 35, Oficina 15, Col. Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
T: (01-55) 33-30-12-25 al 27 F: (01-55) 33-30-12-28 CE: [email protected]
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © CENTRO DE ESTUDIOS JURÍDICOS Y AMBIENTALES A.C.