Ingrese sus datos para entrar
 
USUARIO
CONTRASEÑA
Regístrese a nuestro boletín y reciba las novedades del CEJA
Nombre: Email:
 
 
Publicaciones



    El Control Social de los Delitos Forestales
 




Por Alejandro Angulo C.
Delegado de la Profepa en el Estado de Mxico

El pasado viernes 13 de octubre se despleg una gran movilizacin social en el municipio de Ocuilan, Estado de Mxico, en la zona de las Lagunas de Zempoala ( del poblado de Santa Marta hasta el Llano de la Piedra en un tramo de 6 km), promovida por la comunidad indgena Tlahuica de San Juan Atzingo y la Procuradura Federal de Proteccin al Ambiente de dicha entidad, en la que tambin participaron otros organismos gubernamentales como el Ayuntamiento de Ocuilan, la SEMARNAT, CONAFOR y CONANP, PROBOSQUE y la PROPAEM, asistiendo por otra parte, organizaciones no gubernamentales como Green Peace, y los Comits Sociales de Vigilancia de la zona de Mariposa Monarca y Ro Fro. Todos marcharon bajo una sola consigna “Unidos Contra la Tala Clandestina” .

Pero lo relevante de este hecho, no es en s la propia movilizacin, sino el significado que tiene desde la perspectiva del control del delito, ya que dicha movilizacin permiti:

Romper el silencio al que estn sometidas las comunidades y sus integrantes, por parte de la delincuencia ambiental organizada

Manifestar abierta y pblicamente el rechazo a las actividades ilcitas y depredadoras, as como a los integrantes de las bandas delictivas

Iniciar la recuperacin del espacio que ocupan dichas bandas en la carretera y terrenos forestales

Participar en el aseguramiento de madera que realiz la Profepa, y que pretendan sacar del sitio los talamontes

Hacer pblico el frente entre comunidades y autoridades para combatir la tala

Desencadenar el potencial social para enfrentar y controlar los delitos forestales

Restablecer la confianza y unidad de la comunidad

Y empezar a recuperar la gobernabilidad en la zona con la participacin activa de los ciudadanos

Entre los distintos mecanismos y vas para el control del delito, y de forma especfica de aquellos de carcter ambiental-forestal, como la tala, el transporte, transformacin, almacenamiento y comercio de materias primas maderables, se encuentran los mecanismos sociales representados por la ocupacin y control del espacio que se disputa, la retencin de los recursos naturales, la detencin social en flagrancia de los delincuentes, la apertura de zanjas para obstruir los caminos de saca, la denuncia ambiental y penal, el saneamiento del bosque y retiro de madera, ramas, puntas y cortezas producto de la tala ilegal, la reforestacin de sitios afectados, el rechazo y condena social de acciones ilegales, el control familiar para evitar que sus integrantes se enrolen en trabajos ilcitos, la defensa de valores ticos en contraposicin a aquellos que ensalzan la riqueza ilegal, la corrupcin, el robo etc., pero asimismo, las distintas vas como la generacin de proyectos alternativos de aprovechamientos legales de los recursos naturales, el ecoturismo, la transformacin de la madera con agregado de valor, la formacin de empresas sociales, en fin todos ellos que oferten y compitan contra el ingreso, actividades econmicas y fuentes de empleos delictivos. No obstante, la reconstruccin del tejido social, de la organizacin, seguridad y la observancia de la ley, son elementos claves que en su conjunto favorecen y permiten avanzar en el control social de los delitos, que en ltima instancia, fortalecen el empoderamiento de la comunidad, mxime cuando la autoridad basa su actuacin, no slo en el concurso de la participacin social, sino an ms, en la planificacin conjunta de acciones y programas que buscan concretizar objetivos de corto y mediano plazo, trabajando de forma coordinada y velando, la autoridad, por la seguridad e integridad de los pobladores que enfrentan la amenaza y el riesgo en sus personas, familias y bienes.

De esta manera, es que el control social del delito se vuelve o torna en una cuestin estratgica, que a su vez, transforma la presencia de la autoridad, en una actuacin con bastante legitimidad que contribuye a fortalecer el papel de las instituciones. En toda comunidad local donde funciona el control social del delito, la tarea adquiere un matiz preventivo y disuasivo, y ah, donde se ha roto, la accin social aporta al restablecimiento de la gobernabilidad.

En las zonas forestales con presencia de delincuencia organizada, regularmente se asocia a comunidades marginadas, con falta de empleo y bajos ingresos familiares, lo que hace vulnerable a la poblacin frente a la oferta delictiva, siendo el camino econmico por el cual van minando el control social, es decir, que en estos casos existen variables de orden estructural que abonan el campo para las actividades ilcitas, pero no menos es cierto, que el crecimiento demogrfico tambin representa un factor de presin sobre los recursos naturales, por ende, los lazos sociales establecidos en las comunidades deben mantenerse y reforzarse a partir de actividades comunitarias y econmicas, dando cauce al acceso legal a sus recursos naturales, y ah donde no sea posible, bien pueden ejecutarse programas de subsidios claramente orientados a la conservacin, ya que estos juegan un rol muy importante en la contencin del fenmeno delictivo, a partir del control social. Visto de otra forma, la participacin o involucramiento social, funge como un mecanismo regulador, que desde la perspectiva econmica, juega un rol en la distribucin de la riqueza natural, que inhibe conductas sancionadas o tipificadas como delitos, en razn de lo anterior, el estado debe privilegiar el encauzamiento de actividades econmicas que observen el marco legal, pues ello contribuye al reforzamiento del control social del delito.

La movilizacin social demostr que la accin punitiva de la autoridad pudo ejercerse bajo el amparo de la poblacin y que sta, la poblacin, puede empoderarse con el apoyo gubernamental. Tal binomio produce un cambio, y es por eso, que los esfuerzos hay basarlos en la confianza y construccin de capacidades de la poblacin, y a su vez, las redes comunitarias encontraran confiabilidad y certeza en las entidades gubernamentales.

Para concluir, hay que decir que una sociedad fuerte se mide por la capacidad de autorregulacin social, y no por la cantidad de elementos policacos que controlen a los ciudadanos, en este sentido, se busca un sistema de justicia restaurativo basado localmente, que margine el delito, hacindolo perifrico y no como acontece ahora de manera central en la vida social, econmica y poltica. Precisamente cuando se ve rebasado el sistema penal, es un sntoma de la necesidad de un mayor control social, sobre todo en los temas ambientales, en donde entran en juego los recursos naturales, como riqueza de las comunidades, que se ven despojados de ellos en forma abierta y violenta, que vuelve recurrente al ciclo de la impunidad, pues se generan vacos del sistema institucional, que son ocupados por la fuerza econmica y de riesgo, basado en la coercin y ejercicio de la violencia de grupos delictivos.

Ahora bien, cmo podramos concebir un orden de justicia ambiental, basado en un sistema de justicia restaurativo a partir de lo local?, s entendemos que por un lado dicho orden busca la seguridad, entonces una parte de la estructura y acciones estarn encaminadas hacia la defensa del territorio y los recursos naturales, la denuncia penal y la detencin de los delincuentes, lo cual abona el camino para equilibrar las fuerzas y fungir como un medio de contencin, empero, por otro lado, dado que su marco de actuacin es precisamente local, se requiere de otras instancias y mecanismos de mediacin estratgica para prevenir, intervenir y solucionar conflictos entre las partes contendientes, asignando un peso decisivo a la negociacin y conciliacin que permita la convivencia social intracomunitaria. De esta manera, se restituye la justicia desde lo local, teniendo como factor disuasivo el empleo del aparato gubernamental, el cual deber tambin actuar legitimando la instancia de mediacin. Una figura que se aproxima es la del Consejo de Cuenca, que bien pudiera tomarse como base para crear los Consejos de Justicia Local Ambiental, que bajo la lgica legal tengan intervencin cuando afecten el inters social y ambiental de los pobladores, bajo un procedimiento de conciliacin.




 
   
 
Montecito Núm. 38 Piso 35, Oficina 15, Col. Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
T: (01-55) 33-30-12-25 al 27 F: (01-55) 33-30-12-28 CE: [email protected]
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © CENTRO DE ESTUDIOS JURÍDICOS Y AMBIENTALES A.C.