Ingrese sus datos para entrar
 
USUARIO
CONTRASEÑA
Regístrese a nuestro boletín y reciba las novedades del CEJA
Nombre: Email:
 
 
Publicaciones



    Entrevista al Director General de la Comisin Nacional Forestal, Bilogo Jos Cibrin Tovar
 




  1. Señor Director, como usted sabe, del total de la superficie del territorio nacional, aproximadamente un 70 por ciento corresponde a terrenos forestales y de aptitud preferentemente forestal (de acuerdo con información de la propia CONAFOR), desde su perspectiva, ¿cuál es la principal problemática que enfrenta la Comisión Nacional Forestal en la actualidad?


Existen diversas situaciones adversas que se presentan en el sector forestal, y todas tienen que ver, en distintas medidas, con aspectos sociales, ambientales y económicos.


Existe una marcada pobreza de los habitantes de las zonas forestales quienes en la mayoría de los casos, optan por un aprovechamiento desordenado de sus recursos naturales, para solventar sus necesidades básicas, causando su deterioro. La falta de organización de los dueños de bosques y selvas, no hacen posible un aprovechamiento sustentable de sus recursos.


Se da una lucha constante con el avance de usos del suelo que conllevan la eliminación de la vegetación natural no autorizada. Esto se observa principalmente en los límites de las zonas urbanas para la construcción de vivienda o para abrir espacios para sistemas de producción agrícolas o ganaderos. De hecho las principales causas de la degradación de las áreas forestales se generan a partir de actividades ajenas al sector forestal. Además de los cambios de uso del suelo, destacan los incendios forestales que se originan en las áreas agrícolas y pecuarias, en dónde el uso del fuego no tiene ningún control ni supervisión.


También podemos comentar de la baja competitividad de la producción forestal, debido a la poca utilización de tecnologías modernas, a la falta de integración de cadenas y de organización para la producción y del difícil acceso al financiamiento.


Lo anterior se refleja, en términos económicos, en una balanza negativa de más de 4 mil millones de dólares al año.


  1. Ante esta problemática ¿cuáles son las medidas que su administración llevará a cabo en el corto, mediano y largo plazos?

Actualmente, la Comisión Nacional Forestal realiza una serie de acciones y programas que, obviamente, deberán tener su continuidad en el corto, mediano y largo plazo, encaminados a la sustentabilidad de los recursos forestales.




El programa ProÁrbol tiene componentes muy importantes para atacar los problemas del sector en la parte de restauración y conservación, de producción y productividad, de educación y capacitación, y de competitividad, a través por ejemplo, de instrumentos como dar prioridad a las zonas de alta marginación y pobreza; fomentar las plantaciones, la reforestación y los servicios ambientales para reducir la deforestación y la degradación; apoyar el manejo forestal sustentable básicamente a cargo de las propias comunidades.


Este conjunto de instrumentos y políticas, sumado a otros, así como de un trabajo muy intenso de transversalidad con las instituciones del sector medio ambiente y, en general, del gobierno federal, son las que permitirán ir mejorando paulatinamente la problemática actual del sector forestal de México.



  1. ¿Considera usted que el programa Pro-Árbol contribuye a mejorar la calidad de vida de los mexicanos? ¿por qué?

Por una parte, ProÁrbol busca impulsar el desarrollo económico de las regiones más marginadas del país, muchas de las cuales se encuentran en las zonas forestales. Para ello, nos hemos basado en la clasificación que hace la Secretaría de Desarrollo Social sobre los 100 municipios de alta y muy alta marginación. Esos lugares, esas zonas y comunidades, son las que queremos atender de manera prioritaria, así como aquellas que registran alta presión sobre sus recursos forestales, deterioro del suelo y déficit del agua.


Así mismo, sin desatender las zonas prioritarias mencionadas, el ProÁrbol se aplicará en todo el país, lo que permitirá que en todos los ecosistemas forestales, los dueños o poseedores de predios forestales trabajen en su conservación, restauración y aprovechamiento bajo esquemas sustentables, además de emprender acciones que eleven la productividad y competitividad de las empresas forestales. Así, ProÁrbol contribuirá a elevar la calidad de vida de quienes viven en las regiones forestales de México.


Los resultados del programa deberemos evaluarlos en distintos plazos, para asegurar que estemos obteniendo el máximo potencial de beneficio para los habitantes de las zonas forestales y para los propios recursos naturales, que finalmente redundan en todos los habitantes del país.


Un ejemplo de los potenciales de desarrollo, altamente viables y rentables, son las plantaciones forestales comerciales, que con ProÁrbol están siendo apoyadas. Uno de los éxitos de estas acciones, permitirían quitar presión sobre los bosques naturales valorándolos de manera más conveniente. Sin duda mejoraríamos la situación económica del sector forestal a nivel país.


  1. ¿Cuáles han sido los beneficios del Programa de Pago por Servicios Ambientales a la fecha?


El esquema de Pago por Servicios Ambientales en México inició en el año 2003. Desde ese año. Este es el primer programa nacional que otorga incentivos económicos a dueños y/o poseedores de terrenos forestales por sus servicios ambientales, con lo cual se contribuye a la protección de los recursos forestales en una superficie acumulada, que este año alcanzará más de un millón de hectáreas.



Además, otro de los principales logros es la incorporación de 606 mil hectáreas al mantenimiento de cobertura forestal, asociada a la provisión de servicios ambientales hidrológicos, como la infiltración de agua al subsuelo, recarga de manantiales, prevención de desastres como las inundaciones y disminución del riesgo de erodabilidad de los suelos.

Asimismo, con este programa se contribuye al fortalecimiento de capacidades e impulso de iniciativas para la conservación de la biodiversidad, con 113 estudios para futuros proyectos de protección de la biodiversidad en zonas forestales. Bajo este rubro, se han incorporado 36 mil hectáreas a la ejecución de actividades destinadas a preservar la biodiversidad, mediante el aprovechamiento sustentable de su belleza escénica y la protección de especies o hábitats endémicos.

Se ha apoyado la elaboración de 86 estudios para la captura de Carbono en terrenos forestales, mientras que 12 mil hectáreas se han incorporado a proyectos con actividades que contribuyen al incremento de captura de Carbono en los bosques y selvas del país.

El fortalecimiento de mejores prácticas de manejo en cultivos bajo sombra de árboles forestales, ha permitido que servicios ambientales como la conservación del suelo, cultivo agrícola orgánico y el mejoramiento de hábitats para aves y pequeños mamíferos sea posible, en al menos 29 mil hectáreas, que actualmente reciben pago para ese tipo de servicios ambientales en sistemas agroforestales.

El programa ha beneficiado a ejidos y comunidades con un grado importante de marginación, que tienen pocas alternativas económicas para mejorar sus niveles de bienestar social y calidad de vida.

Sin embargo, lo valioso de este programa es que logremos generar mercados locales de servicios ambientales en donde los consumidores reconozcamos y paguemos a los que los producen, sin la intervención directa del gobierno.

Antecedentes del programa

En 2003 la CONAFOR crea el programa de Pago por Servicios Ambientales Hidrológicos (PSAH).

En 2004 se crea el Programa de Servicios Ambientales por Captura de Carbono y los derivados de la Biodiversidad y para fomentar el establecimiento y mejoramiento de Sistemas Agroforestales (PSA-CABSA).

A partir de 2006 el Gobierno Federal decidió implementar el Proyecto de Servicios Ambientales del Bosque, con la asistencia del Banco Mundial y el apoyo financiero del Fondo Mundial para el Medio Ambiente.


  1. En lo que se refiere a los incendios forestales ¿cuál es el diagnóstico sobre la prevención, combate e identificación de presuntos responsables en éste rubro?


La Comisión Nacional Forestal instrumenta cada año una Programa nacional para la protección contra incendios forestales, que integra acciones de prevención, detección y combate de estos siniestros; acciones que son apoyadas con recursos del Programa de Empleo Temporal; equipo especializado del FONDEN; equipamiento de brigadas oficiales y torres de observación en construcción; carros motobomba; equipo de radiocomunicación y aéreo, entre otros.


De este programa anual, es de gran relevancia destacar la coordinación de la CONAFOR, con dependencias federales, gobiernos estatales y municipales, productores y prestadores de servicios técnicos forestales. Las aportaciones de Protección Civil y la SEDENA resultan indispensables. Esta coordinación permite la suma de recursos humanos y materiales para la atención de los incendios.



Acciones de Prevención

Física o de ingeniería: se refiere al manejo de combustibles para reducir los riesgos, modificando su condición, mediante la realización de trabajos de limpia, quemas controladas, líneas negras, y desde luego la apertura de brechas de contrafuego.


Cultural: acciones de difusión, información y asistencia técnica a la población rural. Sobre el cuidado que deben tener para evitar incendios.


Legal: divulgar los conceptos legales relacionados con los incendios forestales y la obligación de observar lo dispuesto por la Norma Oficial Mexicana NOM-015-Semarnap/Sagar-1997, relacionada con el uso del fuego en actividades agrícolas pecuarias y forestales.


Acciones para la Detección

Además de los procedimientos tradicionales de detección terrestre en torres de observación, la que realizan las propias brigadas, y los reportes que proporcionan las aeronaves comerciales, con el apoyo de la Fuerza Aérea Mexicana, PGR, PFP y avionetas de los gobiernos de los Estados, se realizan sobrevuelos en zonas boscosas de difícil acceso y escasa infraestructura y con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y el Servicio Meteorológico Nacional, se trabaja en la interpretación de imágenes de satélite para la detección oportuna y precisa de los incendios y la rápida intervención de las brigadas.


Cabe recordar que es un deber ciudadano reportar cualquier incendio al Centro Nacional de Control de Incendios Forestales al teléfono 01-800-INCENDIO, o a través de Internet: [email protected]


Acciones para el Combate

Durante esta temporada, estamos disponiendo de más de 17 mil combatientes concentrados en mil 800 brigadas considerando las de la CONAFOR, de gobiernos estatales y municipales y de las comunidades en todo el país.


Se cuenta con un presupuesto de 460 millones de pesos y la participación de más de 12 Secretarías de Estado como: Defensa Nacional; Marina; Gobernación; Procuraduría General de la República; Seguridad Pública; Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Comunicaciones y Transportes y Desarrollo Social principalmente.


Manejo del fuego


En esta administración la CONAFOR dará especial énfasis a definir, promover y apoyar el adecuado manejo del fuego, considerando que los incendios que afectan los recursos forestales se inician fuera de estas áreas, en sistemas de producción agrícola y pecuaria.


  1. ¿Cuáles son los espacios de participación ciudadana con los que cuenta la sociedad civil en materia forestal?

La participación social en la actividad forestal de México comprende un conjunto de acciones mediante las cuales los individuos o grupos ciudadanos participan activamente en la toma de decisiones gubernamentales, así como en proyectos que contribuyen al aprendizaje y toma de conciencia respecto al valor de los recursos naturales del país.


Un espacio muy importante para la participación ciudadana en el ámbito forestal es a través del Consejo Nacional Forestal (CONAF), integrado por representantes de los distintos sectores de la sociedad vinculados con la actividad forestal. En el seno de este Consejo se toman las decisiones más importantes en la materia y se definen políticas e instrumentos que respondan a las necesidades prioritarias de la población, en un marco de absoluto respeto a las distintas opiniones e ideologías. En las entidades se replica este esquema y se cuenta con Consejos Forestales Estatales.


A través de numerosas acciones de promoción de la cultura forestal en el ámbito rural y urbano, mediante la representación de producciones artísticas como obras de teatro, cine, danza, además de talleres ambientales y reforestaciones sociales, la Comisión Nacional Forestal ha propiciado la participación organizada de la sociedad para unir esfuerzos en la transmisión de conocimientos y aprendizajes que permitan hacer del desarrollo forestal sustentable un asunto cotidiano para los ciudadanos y un tema prioritario dentro de la agenda nacional.


Adicionalmente, desde 2003 la Comisión Nacional Forestal impulsó la organización de la Expo Forestal, con el objetivo de reunir en un mismo espacio al sector forestal mexicano para intercambiar experiencias, información, tecnología, investigación, conocimientos y tecnologías forestales, y así promover la integración de cadenas productivas y dar a conocer la importancia de los recursos forestales y su aprovechamiento.


La edición 2007 de la Expo Forestal se realizará del 27 al 29 de septiembre, en Expo Guadalajara.



  1. ¿Qué opinión le merece la aplicación de la legislación forestal en México? ¿considera usted que hacen falta modificaciones a nuestro marco legal?


Actualmente contamos con una Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y su Reglamento, este último fruto de un largo pero intenso proceso que conllevó amplias consultas con todo el sector. Esta legislación renovada que da mayor certidumbre a las acciones que se realizan para impulsar el aprovechamiento y la conservación de los recursos forestales.


Como complemento a este esfuerzo, a partir de la entrada en vigor de esta nueva legislación forestal federal, la mayoría de los estados del país han elaborado y aprobado en el seno de los congresos, sus propias leyes estatales en la materia.


De 2003 a 2006 se habían aprobado ya 19 leyes estatales, y otras nueve entidades tenían en fase de revisión las iniciativas de ley ante sus congresos locales.


En otro nivel de regulación, de mucha importancia también, se tiene una gran cantidad de Normas Oficiales Mexicanas (NOM), prácticamente la totalidad de estas NOM no han sido actualizadas y actualmente no responden de manera eficiente a las necesidades del sector.


Las NOM entrarán a un proceso de revisión que coordina la SEMARNAT, y en la que la CONAFOR jugará un rol importante para en conjunto con los usuarios se logre un marco normativo renovado, eficiente, realista y operativamente aplicable. Que lejos de generar costos innecesarios, represente ventajas para los productores que las cumplen.


Continuaremos apoyando la generación y adopción de Normas de calidad voluntarias, que permitan certificar procesos y productos, a la vez de impulsar la creación de mercados que consuman estos productos. Esto es un esquema que crece de manera acelerada a nivel mundial y en donde debemos generar experiencia de manera urgente.



  1. ¿Cuáles son los avances en relación con la planeación del desarrollo forestal atendiendo a la geografía de las cuencas, subcuencas y microcuencas hidrológico-forestales?


La Comisión Nacional Forestal estableció entre sus metas de planeación desarrollar un Sistema de Planeación Forestal que incluye cinco macrorregiones, 13 regiones hidrográficas y 32 entidades federativas, que garantice el manejo forestal sustentable en el corto, mediano y largo plazo.


Para alcanzar dicha meta se ha coordinado la formulación de los Programas Regionales Hidrológicos Forestales (PRHF), diseñados para cubrir las 13 regiones administrativas de la Comisión Nacional del Agua, tomando en cuenta la necesidad de realizar una planeación que considere como su punto de partida la integración de los recursos forestales y el agua, en una concepción geográfica referida a las grandes cuencas del país.


Durante el periodo 2001-2006, la CONAFOR ha financiado la elaboración de los 13 PRHF. En 2002 apoyó la elaboración de seis PRHF; en 2003 se diseñaron tres programas más con apoyos del Fondo Sectorial CONAFOR-CONACYT, y el resto se realizó entre 2005 y 2006, también a través de dicho fondo.


Para fortalecer este esquema de planeación forestal, la CONAFOR ha realizado una serie de acciones tales como la delimitación de 218 Unidades de Manejo Forestal en todo el país, la organización de Asociaciones de Silvicultores en cada entidad, la formación de Consejos Forestales Microrregionales y el establecimiento de Promotorías de Desarrollo Forestal.



  1. En su opinión, ¿cómo contribuye la Comisión Nacional Forestal al cumplimiento de los acuerdos o tratados que México ha suscrito, en materia internacional-ambiental?


La CONAFOR encuentra en las relaciones internacionales excelente oportunidades que benefician de alguna u otra forma al sector forestal en todos sus componentes. Durante muchos años de relaciones internacionales en materia forestal, México ha logrando estudios de planeación, desarrollo y transferencia de tecnología; generando experiencias exitosas de organización para la producción, integración de cadenas productivas, entre muchos otros temas.


Existen tres principales mecanismos e instrumentos a través de los cuales la Comisión Nacional Forestal da cumplimiento y se suscribe a los acuerdos, tratados, e instituciones de la comunidad internacional.


La primera consiste en dar cumplimiento presentando los informes nacionales en materia ambiental y forestal que algunos tratados solicitan; estos informes generalmente expresan la situación actual en cuanto a temas muy específicos en materia forestal en nuestro país, las líneas van encaminadas a los avances, deficiencias y logros alcanzados en un periodo de tiempo establecido, así como se puede informar sobre los siguientes pasos a seguir en estos diferentes puntos de análisis. Generalmente estos informes se solicitan en periodos de dos años y son los mismos organismos los que llevan a cabo o los encargados de llevar a cabos los temas a informar.


El segundo mecanismo es mediante la buena aplicación de las políticas públicas, las cuales en nuestro país están estrechamente ligadas a los objetivos del milenio el número 7° (Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente). Estos objetivos del milenio son la guía en materia de políticas públicas globales, en la búsqueda de lograr un mayor desarrollo económico y bienestar social para todo el planeta y no sólo tocan los puntos ambientales si no de otra índole. Cada vez que México elabora programas de trabajo, acuerdos de cooperación bilateral, multilateral, empresarial o no gubernamental, toma en cuenta el cumplimiento de estos objetivos, esto es el llamado Pacto del Milenio.


El tercer instrumento se da en tratados o acuerdos de tipo binacional con el análisis, planeación, elaboración, promoción, ejecución y control de proyectos de cooperación entre México y otros países. Estos proyectos son específicos y buscan objetivos muy específicos; la CONAFOR cumple y desarrolla con estos instrumentos en la línea de asistencia técnica, transferencia de tecnología, desarrollo ambiental, gestión forestal, prevención de incendios, mecanismo de financiamiento, etc.


El posicionamiento de México y de la Comisión Nacional Forestal en la comunidad internacional es de gran y vital importancia para el desarrollo forestal, el crecimiento económico del país, el bienestar social de la población y la búsqueda exhaustiva de desarrollo sustentable en nuestro México.


Muchas gracias…




 
   
 
Montecito Núm. 38 Piso 35, Oficina 15, Col. Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
T: (01-55) 33-30-12-25 al 27 F: (01-55) 33-30-12-28 CE: [email protected]
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © CENTRO DE ESTUDIOS JURÍDICOS Y AMBIENTALES A.C.