Ingrese sus datos para entrar
 
USUARIO
CONTRASEÑA
Regístrese a nuestro boletín y reciba las novedades del CEJA
Nombre: Email:
 
 
Publicaciones



    Mxico ante los retos internacionales de la Bioseguridad.
 


Por Mtra. Diana Ponce - Nava

En los ltimos 200 aos, la ciencia y la tecnologa han impulsado el desarrollo de los seres humanos. Pero el desarrollo cientfico y tecnolgico caminan a una velocidad mucho mayor que el orden social y legal. Ese es el caso de la biotecnologa moderna, que en un perodo cortsimo, -menos de 30 aos- est cambiando nuestro entendimiento de la poltica.

Entre los diversos ejercicios para tratar con el tema de la biotecnologa que han sido llevados a cabo por la comunidad internacional, estuvo el de la negociacin y adopcin del Convenio de Diversidad Biolgica, que concluy en Nairobi en mayo de 1992 y abierto para firma en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD), en Ro de Janeiro el 5 de junio de 1992. Este convenio es el principal instrumento internacional para tratar los temas de biodiversidad y establece un enfoque integral para la conservacin de la diversidad biolgica, el uso sustentable de los recursos naturales y la participacin justa y equitativa en los beneficios derivados del uso de los recursos genticos.

Uno de los temas tratados en la Convencin es la bioseguridad, y se refiere a la necesidad de proteger la salud humana y el medio ambiente de los posibles impactos adversos de los productos de la biotecnologa moderna, pero al mismo tiempo, se reconoce que tiene un gran potencial para la promocin del bienestar humano, especficamente para cubrir necesidades de alimentacin, agricultura y salud.

Despus de varios aos de negociaciones, el 29 de enero del 2000 se adopt en Montreal el ahora llamado Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad (PCB). El PCB se ve como un paso fundamental en el desarrollo de un marco regulatorio internacional para reconciliar la necesidad de proteger intereses comerciales, una creciente industria global y la proteccin ambiental.

El PCB entr en vigor en septiembre de 2003, despus de la ratificacin de 50 Estados firmantes. El Artculo 1 del PCB establece como objetivo “contribuir a garantizar un nivel adecuado de proteccin en la esfera de la transferencia, manipulacin y utilizacin seguras de los organismos vivos modificados resultantes de la biotecnologa moderna que pudieran tener efectos adversos para la conservacin y utilizacin sostenible de la diversidad biolgica, teniendo tambin en cuenta los riesgos para la salud humana, y centrndose concretamente en los movimientos transfronterizos”

Como en la mayora de los casos, Mxico ha sido reactivo a las tendencias internacionales respecto de los grandes temas ambientales. Para tratar los temas de bioseguridad, en el mes de octubre de 1999, el Ejecutivo Federal suscribi el Acuerdo de creacin de la Comisin Intersecretarial sobre Bioseguridad y Organismos Genticamente Modificados, como respuesta del Estado mexicano a los requerimientos internacionales de contar con infraestructura administrativa y jurdica para lograr el aprovechamiento de la biotecnologa en el marco del desarrollo sustentable, haciendo especial nfasis en la inocuidad de los alimentos y la proteccin a la diversidad biolgica en el pas.

Posteriormente, el gobierno mexicano auspici la elaboracin del Proyecto: Fortalecimiento de la Capacidad Nacional para la Implementacin del Protocolo de Cartagena, logrando la aprobacin del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) a finales de 2001 de un financiamiento de $ 1,461,148 dlares estadounidenses. El Proyecto desarrollado y ejecutado por representantes de diferentes instancias gubernamentales, estableci las prioridades nacionales en bioseguridad en un proyecto que contempl actividades financiadas por el GEF y otras ms por el gobierno mexicano. Aunque la evaluacin final de este proyecto vendr despus de mayo del 2005, cuando llega a su fin, podemos adelantar que ha fortalecido las capacidades institucionales de nuestro pas en materia de bioseguridad.

El pasado 15 de febrero del 2005 la Cmara de Senadores, despus del proceso legislativo establecido para el Congreso de la Unin, aprob el Decreto por el que se expide la Ley de Bioseguridad de Organismos Genticamente Modificados, mismo que fue enviado al Ejecutivo para los efectos de su promulgacin, a travs del Diario Oficial de la Federacin.

Tal y como lo explicaron los legisladores con la aprobacin de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genticamente Modificados, se avanza en el cumplimiento del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnologa, tratado internacional que Mxico firm ad-referendum el 24 de mayo del 2000 y ratific el 30 de abril del 2002.

Las obligaciones internacionales derivadas del Protocolo de Cartagena sobre bioseguridad

Como ya se expres, en el Protocolo de Cartagena la comunidad internacional reconoce tanto los beneficios como los potenciales riesgos de la biotecnologa moderna, prevaleciendo el entendimiento de que hay que usar la biotecnologa, generando un marco de control que se centra en los movimientos transfronterizos. Los dos conceptos clave del PCB son BIOSEGURIDAD y PRECAUCION.

Por lo que toca a “bioseguridad”, el PCB reconoce que se requieren esfuerzos para reducir y eliminar los riesgos potenciales que resultan de la biotecnologa moderna y sus productos, pero valida, sin lugar a dudas, la utilizacin de esta tecnologa a nivel internacional. El PCB trata primordialmente de los organismos vivos modificados (OVMs) que van a ser introducidos intencionalmente en el ambiente, tales como los productos agrcolas genticamente modificados.

Por otro lado, el PCB reafirma el concepto fundamental conocido como “enfoque precautorio”. Este qued establecido en el Principio 15 de la Declaracin de Ro de 1992 sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, indicando que “cuando haya peligro de dao irreversible, la falta de certeza cientfica absoluta no deber utilizarse como razn para postergar la adopcin de medidas eficaces en funcin de los costos para impedir la degradacin del medio ambiente”

As pues, los gobiernos pueden decidir sobre la base de la precaucin, si un OVM en particular puede ser importado o no dentro de sus fronteras. Este es el caso, an si la evidencia cientfica es insuficiente respecto de los efectos adversos potenciales de los OVMs.

El PCB aplica la precaucin no slo a la biodiversidad, sino tambin a los riesgos potenciales para la salud humana. No est claro sin embargo, hasta qu punto se tiene que tomar en cuenta la variable relativa a la salud humana. Este es un tema que sin lugar a dudas ser todava discutido en las reuniones sucesivas de la Conferencia de las Partes del PCB.

El PCB otorga a los pases importadores, el derecho de tomar en cuenta consideraciones socio-econmicas, siempre que sean “acordes con sus obligaciones internacionales”, y esto se refiere sin duda, a las obligaciones derivadas de tratados comerciales internacionales. Entre las consideraciones socio-econmicas, se pueden incluir el riesgo de que alimentos genticamente modificados sustituyan cultivos tradicionales, afecten culturas locales y tradicionales, o reduzcan el valor de la biodiversidad para las comunidades indgenas.

El PCB incluye algunos procedimientos fundamentales para su operacin: el procedimiento del acuerdo previo informado, el procedimiento simplificado para productos agrcolas, la evaluacin de riesgo, y el mecanismo de intercambio de informacin.

Vale la pena destacar, que cuando se negoci el PCB, los Estados acordaron que algunos temas requeran mayor entendimiento y negociacin, y que se trataran una vez que el Protocolo entrara en vigor. Esos casos son el del artculo 18.2 a), que se refiere a las medidas que cada Estado Parte adoptar para requerir la documentacin que acompae a los OVMs destinados a uso directo como alimento humano o animal, o para procesamiento, incluyendo la especificacin de su identidad o cualquier identificacin exclusiva. Igualmente, en el artculo 27 se estableci la necesidad de acordar en un plazo no mayor a 4 aos a partir de la entrada en vigor del Protocolo, las reglas sobre responsabilidad y compensacin por daos resultantes de los movimientos transfronterizos de OVMs. Por ltimo, tambin se dejaron en el artculo 34 para posterior negociacin, los mecanismos que se ofreceran a partir del Protocolo para facilitar el cumplimiento por parte de los Estados contratantes.

Ley de Bioseguridad de Organismos Genticamente Modificados

La aprobacin de esta ley significa un avance en tanto rene en un solo instrumento lo que hasta ahora se encontraba de manera ambigua y dispersa en 7 leyes, 5 reglamentos y varias normas oficiales mexicanas, administradas por 6 secretaras de estado.

En el artculo 1 de esta ley se establece como objeto “regular las actividades de utilizacin confinada, liberacin experimental, liberacin en programa piloto, liberacin comercial, comercializacin, importacin y exportacin de organismos genticamente modificados, con el fin de prevenir, evitar o reducir los posibles riesgos que estas actividades pudieran ocasionar a la salud humana o al medio ambiente y a la diversidad biolgica o a la sanidad animal, vegetal y acucola” A diferencia del PCB, que slo se refiere a los movimientos transfronterizos, la ley correctamente regula todas las actividades relativas a los organismos genticamente modificados; tambin, debe notarse, busca evitar o reducir impactos no slo al medio ambiente y la salud, sino que incluye la sanidad animal, vegetal y acucola.

Siguiendo las tendencias internacionales, se acepta el uso de la biotecnologa moderna considerando las medidas de proteccin y cuidado que debern tenerse en su utilizacin. La ley otorga a diversas secretaras de estado, atribuciones legales para que se cumplan las medidas que el PCB prev, como los ya mencionados: acuerdo previo informado, procedimientos simplificados para productos agrcolas, evaluacin de riesgo, y mecanismo de intercambio de informacin.

Lo anterior adquiere su verdadera dimensin para Mxico si se toma nota que de las aproximadamente 50 millones de hectreas de OGMs actualmente cultivadas en el mundo, 68 por ciento estn en Estados Unidos y 6 por ciento en Canad, es decir, nuestros principales socios comerciales. Del total de reas sembradas con OGMs a nivel mundial, 46 por ciento estn ocupadas con soya y 7 por ciento con variedades de maz genticamente modificados.

Tambin podrn las autoridades mexicanas, dar proteccin especial a los centros de origen y centros de diversidad biolgica como regiones especiales para proteger especies o recursos genticos determinados.

En el prrafo IV del artculo 9, la ley reconoce como principio la obligacin del Estado Mexicano de aplicar el citado enfoque precautorio. Sin duda que todava hay que entender los alcances de este principio en su aplicacin en la prctica. Los representantes del Partido Verde en el Senado sealaron, durante la discusin del dictamen respectivo, que Mxico no cuenta con la capacidad de llevar a cabo estudios de las dimensiones que se requieren para corroborar si existe o no existe riesgo. Lo que se puede decir en este momento, es que para cumplir con este principio, se podr pedir a los solicitantes interesados en la utilizacin confinada, liberacin experimental, liberacin en programa piloto, liberacin comercial, comercializacin, importacin y exportacin, que presenten la informacin necesaria para demostrar que no hay riesgo, o que ste es mnimo.

En materia de responsabilidad y compensacin por daos, la nueva ley de bioseguridad no hace ninguna aportacin a lo que ya est vigente, de manera dispersa, en las varias leyes en la materia.

Como se seal antes, la discusin del artculo 27 del PCB por parte de la Conferencia de las Partes podra hacer nuevas aportaciones en materia de responsabilidad y compensacin por daos. As se hizo notar en el Taller Internacional sobre Responsabilidad y Compensacin relativas a la Bioseguridad, patrocinada a fines del pasado mes de febrero, por el Proyecto GEF-PNUD. Expertos internacionales en la materia concluyeron que si bien cada pas debe desarrollar un marco legal nacional en la materia, en prximas negociaciones se definir si se adopta un instrumento internacional jurdicamente vinculante, o slo lineamientos y criterios generales.

CONCLUSIONES

De manera general podemos decir que la utilizacin de la biotecnologa moderna lleg para quedarse, y en lo sucesivo tendremos que vivir con ella. Bajo qu reglas, y con qu controles legales, polticos y sociales, ser discutido intensamente en el futuro inmediato. La participacin de Mxico en el debate internacional es fundamental, porque no cabe duda, ser en los foros internacionales donde se harn las principales definiciones.

La evolucin de las ciencias biolgicas ha alcanzado un punto de decisiones polticas. La industria relacionada con las ciencias biolgicas est siendo responsable de algunas de las ms importantes mejoras en nuestra habilidad colectiva para satisfacer las necesidades de la humanidad alrededor del planeta. Se han logrado esos avances en el contexto de una legislacin ambigua y hay una fuerte tendencia a continuar ese progreso tan lejos como sea posible del control gubernamental.

Tambin est claro que el potencial para el mal uso de la biotecnologa moderna est aumentando. Sin ninguna regulacin, la amenaza del uso incorrecto podra ser mayor que el valor del progreso tecnolgico.

Dado que es de esperarse que los gobiernos a nivel mundial, no logren mantener la velocidad a que se logra la innovacin biotecnolgica, hay que mantener el enfoque gradual, para identificar los problemas clave y aqullos que estn ms directamente relacionados con los objetivos nacionales e internacionales de la bioseguridad. En este sentido, la transparencia y el acceso informacin son indispensables.




 
   
 
Montecito Núm. 38 Piso 35, Oficina 15, Col. Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
T: (01-55) 33-30-12-25 al 27 F: (01-55) 33-30-12-28 CE: [email protected]
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © CENTRO DE ESTUDIOS JURÍDICOS Y AMBIENTALES A.C.