Ingrese sus datos para entrar
 
USUARIO
CONTRASEÑA
Regístrese a nuestro boletín y reciba las novedades del CEJA
Nombre: Email:
 
 
Publicaciones



    Los Manglares.
 


Frgiles Ecosistemas en peligro de desaparecer.

Dra. Elena Ruth Guzmn Gmez

Los manglares, como humedales costeros, son unos de los ecosistemas ms importantes y amenazados de nuestro pas y en el mundo entero. En Mxico se localizan 6 de las 69 especies tropicales y subtropicales que existen, distribuidas en los litorales del pacfico, del Golfo de California, del Golfo de Mxico y del Caribe, con una extensin de 886,000 hectreas.

Adems de su enorme belleza, los manglares llevan a cabo funciones muy importantes para el desarrollo de la vida en el planeta. Alojan miles de especies vegetales y animales. muchas especialmente durante su tiempo de reproduccin y crianza. Tambin regulan la hidrologa, se engranan con el funcionamiento de otros ecosistemas, ayudan a la consolidacin y estabilidad de los litorales, y gracias a su produccin primaria se mantiene la diversidad marina y terrestre que depende de ellos.

Una de sus funciones ms importantes es la captacin de bixido de carbono, que se reduce de manera muy peligrosa cuando se destruyen los humedales. Esto es una de las causas del efecto invernadero, que participa en el calentamiento incontrolable de la tierra.

En nuestro tiempo los manglares estn sufriendo muchos tipos de agresiones: Se les seca para ganar tierra firme, se les contamina con todo tipo de desechos y materiales, se les modifica con construcciones y distintos tipos de infraestructura.

En fin: en nuestro pas desaparece cada ao un promedio de 9,913 hectreas de manglar. Esto est produciendo efectos nocivos en muchas reas, y especialmente en el cambio climtico global. Este proceso destructivo debe detenerse, y de ser posible, debe buscarse la regeneracin de estos ecosistemas.

Desafortunadamente, el 7 de mayo del 2004, la Secretara del Medio Ambiente y Recursos Naturales public en el Diario Oficial de la Federacin, un acuerdo que se agrega a la Norma Oficial Mexicana-022-SEMARNAT-2003, permitiendo la realizacin de obras y actividades que antes prohiba, dejndola sin efecto alguno, y en consecuencia dando visto bueno para que se destruyan los manglares a cambio de que se establezcan medidas de compensacin en beneficio de los humedales y se obtenga la autorizacin de cambio de uso de suelo correspondiente.

Las obras y actividades a que se refiere la modificacin a la norma con la adicin de un numeral 4.43 son:

“El establecimiento de infraestructura marina fija (diques, rompeolas, muelles, marinas, y bordos) o cualquier otra obra que gane terreno a la unidad hidrolgica en zonas de manglar queda prohibida excepto cuando tenga por objeto el mantenimiento y o restauracin de sta” (4.4).

“No se permite la construccin de infraestructura acucola en reas cubiertas de vegetacin de manglar, a excepcin de canales de toma y descarga, los cuales debern contar previamente con autorizacin en materia de impacto ambiental y de cambio de utilizacin de terrenos forestales” (4.22);

Y los lmites establecidos en los numerales 4.14 y 4.16, que se refieren a:

“La construccin de vas de comunicacin aledaas, colindantes o paralelas al flujo del humedal costero, debern incluir drenes y alcantarillas que permitan el libre flujo del agua y de luz. Se deber dejar una franja de proteccin de 100 m (cien metros) como mnimo la cual se medir a partir del lmite del derecho de va al lmite de la comunidad vegetal, y los taludes recubiertos con vegetacin nativa que garanticen su estabilidad” (4.14).

As como el numeral 4.16 “Las actividades productivas como la agropecuaria, acucola intensiva o semi-intensiva, infraestructura urbana, o alguna otra que sea aledaa o colindante con la vegetacin de un humedal costero, deber dejar una distancia mnima de 100 m. respecto al lmite de la vegetacin, en el cual no se permitir actividades productivas o de apoyo”.

Esta es una forma aceptada y regulada jurdicamente para cualquiera que quiera realizar una obra en las determinadas en el artculo 28 fracciones de I a XII de la Ley General del Equilibrio Ecolgico y la Proteccin al Ambiente, en este caso concretamente la fraccin X, ya no se requerir la manifestacin de impacto ambiental cuando se realicen obras o actividades en humedales, manglares, lagunas, ros, lagos y esteros conectados con el mar, as como en sus litorales o zonas federales.

Dado que con base en los artculos 31 de la Ley General del Equilibrio Ecolgico y la Proteccin al Ambiente y 29 de su Reglamento en Materia de Impacto Ambiental establecen que no es necesaria la manifestacin de impacto ambiental (MIA) cuando existan normas oficiales mexicanas que regulen todos los impactos ambientales relevantes que puedan producir las obras o actividades que se realicen en los manglares y las zonas mencionadas, como es el caso.

A mayor abundamiento las adiciones a la NOM-022-SEMARNAT-2003 establecen que las obras y actividades ya mencionadas en los numerales transcritos, “podrn exceptuarse siempre que en el informe preventivo o en la manifestacin de impacto ambiental, segn el caso se establezcan medidas de compensacin en beneficio de los humedales y se obtenga la autorizacin de cambio e uso de suelo correspondiente.

En virtud de que en nuestra legislacin ambiental existe solo una mencin en el Captulo de Inspeccin y Vigilancia a las medidas de compensacin previstas en el artculo 168 de la LEGEEPA y esta se refiere a la compensacin en caso de daos cuando haya que corregir irregularidades derivadas de obras o actividades, se celebrar un convenio.

Sin embargo no quedan claras las medidas de compensacin se van a aplicar para el caso de dao a las zonas de manglares, tampoco se establecen los parmetros sobre los cuales se van a medir el dao que se provoque a un ecosistema tan sensible como son los manglares.

De igual modo el Reglamento de Impacto Ambiental no establece cuales seran las medidas de compensacin a que se refiere la adicin de la norma. Si esta compensacin es de tipo tcnico o econmico u otro. Ni establece los elementos mnimos que deber contener el convenio a celebrar en cuestin.

Por otro lado el que se obtenga la autorizacin de cambio de uso de suelo es un facultad de carcter municipal, hecho que pone en situacin de vulnerabilidad y peligro a los manglares, ya que como es bien sabido pocos son los municipios que tienen claras cuales son las facultades en relacin a la proteccin ambiental, y por otro lado dejar la facultad federal de proteccin de los servicios ambientales que presta una zona de manglar a los municipio resulta un asunto muy delicado pues se deja a la oferta y demanda de los gustos, necesidades y conveniencias para ocupar los espacios de humedales que ya convertidos en terrenos adquieren un valor de transaccin comercial inusitado, sin tomar en cuenta el verdadero valor...el de ste bien ambiental irremplazable.

Tal pareciera que las adiciones a la norma en comento fueron hechas con el fin de resolver los problemas que causan los manglares a la industria de la construccin o a la acucola y a todas las dems, y no a la inversa, como sucede en la realidad, cuando se sabe que la mayora de las actividades antropognicas son las que estn provocando la destruccin de los humedales costeros.

En tanto que desde el punto de vista jurdico y tcnico las medidas de compensacin no queden claras y haya un monitoreo puntual a cada uno de los manglares afectados, estaremos presenciando da a da la destruccin de este tipo de ecosistemas tan frgiles e indefensos, y lo que es peor ayudados por la tcnica jurdica enmascarada de Derecho.




 
   
 
Montecito Núm. 38 Piso 35, Oficina 15, Col. Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
T: (01-55) 33-30-12-25 al 27 F: (01-55) 33-30-12-28 CE: [email protected]
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © CENTRO DE ESTUDIOS JURÍDICOS Y AMBIENTALES A.C.