Ingrese sus datos para entrar
 
USUARIO
CONTRASEÑA
Regístrese a nuestro boletín y reciba las novedades del CEJA
Nombre: Email:
 
 
Publicaciones



    El paradigma del conflicto por el Agua
 


Alejandro Angulo Carrera

1. Planteamiento del problema.

La demanda creciente por el agua, debido al aumento y concentracin de la poblacin generado por el crecimiento econmico y por la expansin de las actividades productivas; el constante uso diversificado del agua con su consecuente distribucin a los distintos sectores econmicos basado en un modelo de desarrollo; las deficiencias en la administracin del agua y la insuficiencia en la infraestructura para la prevencin de desastres por inundacin; un inacabado marco jurdico con respecto a los derechos y usos del agua; la no consideracin de la dimensin ambiental; la contaminacin creciente y la poca capacidad de tratamiento; y la ausencia de un manejo y gestin integral por cuencas, son elementos -por la competencia del recurso agua- que constituyen las causas de los conflictos, mismos que podran incrementarse a falta de soluciones y respuestas. El objeto de esta investigacin es el estudio del conflicto, que requiere del anlisis y la atencin en el marco de la gestin de cuencas y la metacuenca como un medio para prevenir, conducir y solucionar las relaciones sociales antagnicas entre los grupos o individuos que intentan imponer sus intereses en torno a la competencia por el recurso agua.

En esta medida se pueden considerar algunas razones por las que el conocimiento y tratamiento de los conflictos por el agua, son un factor crtico en la toma de decisiones para el diseo e instrumentacin de las polticas pblicas ambientales.

La escasez de agua en algunas regiones, se ha incrementado, con lo cual se agrava la tensin entre los distintos usuarios.

Los procesos de contaminacin, producto de las descargas municipales, industriales y actividades ganaderas son una fuente de conflictos entre y con la sociedad.

La emergencia de conflictos como producto del rechazo a la instrumentacin de una decisin de los rganos de gobierno.

La ausencia de definicin y seguridad jurdica en los derechos sobre el agua, es otra causa del surgimiento de conflictos por el recurso.

La presencia de desastres naturales como las inundaciones, desencadenan procesos conflictuales entre los actores.

Una gobernabilidad no madura, entendida como las deficiencias en la administracin y distribucin del agua a cargo de los organismos operadores y/o dependencias, as como su poca capacidad financiera, provocan conflictos.

La falta de un manejo y gestin por cuenca del recurso, conlleva a procesos acumulativos de escasez, contaminacin, uso inadecuado y mala distribucin, ocasionando conflictos de diversa intensidad, escala y forma.

Y la dinmica histrica en el manejo de los conflictos en cuanto al acceso, uso y distribucin del recurso inciden en la problemtica actual.

2. La Metacuenca como Categora de Anlisis

La metacuenca nos permite definir aquel espacio o dimensin de las relaciones del recurso hdrico, ms all o despus de los lmites fsicos de la cuenca. En este sentido, la metacuenca da cuenta de una red compleja de relaciones, econmico, sociales, polticas y ambientales que se materializan en el agua, en otras palabras, este recurso natural representa la concrecin de dichas relaciones que escapan al espacio fisiohidrogrfico que se encuentra delimitado por el parteaguas (Angulo,2005).

Cuando se concibe ordenar el territorio y en consecuencia las actividades e interrelaciones de los distintos recursos, procesos y actores en el marco de la cuenca (en sus distintas escalas microcuenca, subcuenca o cuenca hidrolgica) se piensa en un espacio perfectamente determinado, sin embargo, ni el manejo, la gestin, la produccin o bien, el conjunto de las intervenciones humanas, escapan a la influencia y en ocasiones, a la determinacin de otras dimensiones como son, el carcter econmico, poltico, social y ambiental del agua que se encuentra fuera de dicho lmite espacial, y que no obedece a las condiciones o intereses locales o regionales. As tenemos, que la discusin actual de la OMC acerca de tratar al agua como una mercanca ms, puede llevar seguramente al establecimiento de reglas que no responden a las distintas escalas de cuenca, a pesar de que el planeta como un todo, sera como una cuenca global. La propia legislacin mexicana sobre el agua en su ltima reforma, expresa en cuanto a los usos y distribucin, una correlacin de fuerzas entre los distintos sectores econmicos, as como tambin, el modelo actual de desarrollo, que por cierto trata de abandonar la produccin agrcola, pero al mismo tiempo se prioriza la actividad pecuaria, con lo cual, las nuevas reglas normativas impregnan la dinmica de las cuencas, a manera de una injerencia externa. La distribucin pluvial est condicionada por el clima, y este mismo se ve afectado por la actividad productiva del ser humano, de ah que parte de la variacin en temporadas, cantidad e intensidad escape al dominio propiamente dicho de la escala de una cuenca. Los lmites fronterizos en los que se comparten aguas entre dos naciones, pueden tornarse un asunto de geopoltica y mecanismos de poder y control o bien de deuda como en el caso mexicano en la frontera norte. Otro ejemplo, lo encontraramos en el modelo de privatizacin del agua que ha venido siguiendo tres esquemas, lo cual hace que el destino de este bien natural, obedezca a las reglas econmicas y de administracin y por ende, no responda al manejo en el marco de la cuenca, sino del mercado que busca una rentabilidad bajo la bandera de la eficiencia y adelgazamiento del aparato gubernamental, as como de la apertura a la iniciativa privada en dicho campo.

Es por lo anterior, que la metacuenca nos permite, como categora, analizar el manejo, impacto, destino, uso, distribucin, reglamentacin, conflictos y su propio ciclo por mediacin de las mltiples relaciones que representa, ms all de la cuenca.

3. La teora de Conflicto como paradigma en la Gestin del Agua

El conflicto se ha venido abordando desde que se establecieron las relaciones sociales entre los individuos, es decir a partir de la conformacin de los grupos que se organizan para la actividad social, su produccin y reproduccin. Ello obedece al carcter eminentemente dialctico de las relaciones sociales, por lo cual, la confrontacin de intereses en torno a una visin, la produccin, el poder o la propia convivencia ha requerido de la intervencin de los propios actores y terceros, para la conduccin, desarrollo y solucin.

Si la parte intrnseca del conflicto es la contraposicin de intereses entre los individuos o grupos, la misma est mediada por un objeto, llmese agua, territorio, trabajo, matrimonio, dinero, elecciones o cualesquier otro, no obstante, cada objeto del conflicto tiene su forma de representarse. Dichas representaciones pueden ser sujetas de una cierta forma de agrupacin, como por ejemplo, los derechos de propiedad, las formas de apropiacin y uso de los recursos naturales, la detentacin del poder, el modo de desarrollo econmico, la misma necesidad de sobrevivencia aunque carezca del derecho, o bien en el terreno de la conducta del individuo, por las posibles maneras de alteraciones psicolgicas.

A guisa de una recapitulacin en torno al conflicto y referido a los del agua, hay que sealar como lo observa la revista Tool Box de la Red Global Water Partnership GWP (2003), que el conflicto es inevitable en la gestin integrada de recursos hdricos, pero tambin constituyen un rea de oportunidades para diversos fines como la identificacin de problemas, cambios necesarios, construccin de nuevas relaciones y cambios de paradigmas.

Por otra parte, en el Medio Oriente se acu el concepto de hidropoltica para analizar los conflictos ente pases que se disputan el acceso al recurso agua y su control, y as tenemos que Elhance (1999) define la hidropoltica como el estudio del conflicto y de la cooperacin entre naciones acerca de los recursos hdricos compartidos. Mas adelante, Turton y Roland (2002) reclasifican el tema, considerando que hay 4 grupos: el primero que prioriza el conflicto entre Estados; el segundo que parte de considerar que el agua es un componente del ambiente, y su escasez lo hace fuente de conflicto; el tercero, que aborda el agua desde un punto de vista de la seguridad, como podra bien servir de ejemplo el conflicto en la frontera norte de Mxico con Estados Unidos, que para este ltimo, en opinin de Gian Carlo Delgado (2005), el acta 307 de la Comisin Internacional de Lmites y Aguas, resultado de la primera reunin entre los presidentes de Mxico y Estados Unidos en el 2001, representa un ejercicio de seguridad para el vecino pas del norte, que impuso un acuerdo para adelantar las fechas de pago de agua y; el cuarto, que ubica la problemtica en los aspectos sociales y culturales.

Este enfoque de hidropoltica, parte del concepto de cuenca y pone de relieve una gama de causas del conflicto por el agua. De esta forma, se expresan los siguientes factores como son: las cuencas transfronterizas que se estiman en el mundo en 145 pases; otro factor es el fenmeno de la escasez; un tercer elemento son las relaciones de poder entre los Estados que comparten cuencas; otro factor ms, es el crecimiento poblacional; los cambios ambientales que influyen en el estado del agua y que pueden tener impactos negativos en la seguridad; y finalmente, la autora Haftendorn (2000) distingue conflictos en el uso, conflictos por la contaminacin y conflictos de distribucin por la escasez relativa o absoluta.

En esta medida podemos apuntar que el conflicto, es un proceso que expresa las relaciones sociales, que se transforman en conflictuales (interaccin contenciosa) o antagnicas, por la contraposicin de objetivos que uno y otro (con orientacin cognitiva, a guisa de marco interpretativo) trata de imponerse por distintos medios (repertorios tcticos), y mediada por un objeto (recurso agua), las mismas que tienen su forma de representarse (por clases y tipos).

Resultados del Modelo de Probabilidad de Riesgo de Conflictos

As tenemos que en principio, dado que el agua representa la concrecin de una compleja red de relaciones econmicas, polticas, sociales y ambientales, los conflictos se reproducen en funcin de dicha complejidad, como imagen indeterminada para revelarse en ella y revelar sus relaciones, en esa extensin sin fin no visible e inadvertida, que se evoca en un espacio y tiempo reducido (Dufour,2005), que encierra una nueva relacin biopoltica entre el estado y los ciudadanos, y entre estos mismos, que definen su re-territorialidad en esa conexin o re-combinacin de factores entre ellos.

Entre los factores que producen mayor conflicto estn aquellos motivados por eventos hidrometeorolgicos, pero no por s mismos, sino en relacin a la existencia y eficiencia de infraestructura hidrulica que prevenga y mitigue los impactos. Por lo cual, la inversin en dicho rubro constituye un elemento de disipacin de los conflictos.

La concentracin demogrfica es otro factor causativo del conflicto de gran peso, pero igual que el anterior, por si mismo no se explica, ya que la concentracin esta dada por un modelo de desarrollo econmico regional que lo alimenta y por ende, provoca mayor demanda en volumen y en consecuencia, ms y mejor servicio. Y no basta que exista un criterio de industria seca, porque el problema no radica en el consumo de agua de las empresas, sino en la demanda agregada de la poblacin, por ello, una medida sera la desconcentracin de las actividades econmicas en el plano regional.

El fenmeno de escasez por cantidad y hasta cierto punto por calidad, le sigue en importancia, entendido no por la ausencia natural del lquido, sino por el agotamiento y contaminacin del recurso, dado por los usos de consumo humano, pblico-urbano y agrcola, constituye un factor de riesgo. Pero cabe aqu sealar, de manera puntual, la desmistificacin del Ungrund, como ausencia de determinacin o de sin razn (Koyr, 1929) de la escasez como tal, pues se ha repetido incasablemente que sta y no otra, es la causa principal y casi nica del problema y de los conflictos, como si se tratara de un proceso natural de desertizacin, en otras palabras, la escasez no es en s el objeto, sino tan slo revela, como en el espejo, un objeto que no esta ah, siendo ste la compleja red de relaciones, es decir, que la escasez aparece como la causa, cuando es la forma que adquiere un proceso de agotamiento por el uso, acceso y distribucin del agua, que oculta consciente o inconscientemente, los asuntos de la gobernabilidad del agua, entre ellos la deficiencia administrativa, la insuficiencia en recursos financieros y la capacidad de gestin en el marco de la cuenca y metacuenca, generando una hidropatologa en los tomadores de decisiones que creen ver en la escasez surrealistamente, lo que no es. Este factor puede ser atendido, no en funcin de traer agua transvasada de una cuenca a otra, por que ello slo equivale a resolver temporalmente la escasez, sino en todo caso se trata de soluciones mltiples que van desde la captura de agua de lluvia con medios fsicos, favorecer la infiltracin conservando las reas de vegetacin y compensando a sus dueos y poseedores, tratando el agua residual para reciclarla, reconvirtiendo los sistemas de riego, mejorando la eficiencia en la red de distribucin (reducir fugas y suprimir las clandestinas), asignando precios reales y diferenciados, desconcentrando actividades econmicas y adoptando polticas de planeacin en funcin de criterios hidrolgicos.

La contaminacin, que puede tener diferentes modalidades en los impactos para el estallido de los conflictos, ya sea en la calidad del agua para consumo humano; en la producida por daos al drenaje que afectan a la red de agua potable por causa de desgaste, de obras en calles o caminos y desastres naturales; la falta de tratamiento de aguas residuales, representando un peligro latente por las substancias patgenas, qumicas y de metales pesados; la generada por la basura y desperdicios o materia fecal; y en la propia escasez por calidad, son factores presentes que se interrelacionan con infraestructura y servicio, lo que a su vez, se conecta con la suficiencia financiera, la planeacin, la adecuada toma de decisiones, la participacin social y la observancia de la normatividad ambiental federal, sobre todo en las descargas a cuerpos de agua por parte de los municipios y las industrias.

Los derechos en cuanto a su certeza jurdica y cumplimiento, son dos aspectos altamente reactivos, pero en igual medida lo es el hecho de que la autoridad cumpla con sus obligaciones y responsabilidades, ya que de lo contrario se produce un espacio de ingobernabilidad, falta de legitimidad y desconfianza, que a su vez, invita a tomar caminos alternos al sendero legal, haciendo uso de la accin organizada pacfica o violenta. Los derechos son un elemento regulador y mediador que permite al particular promover medios de defensa, a fin de garantizar su seguridad jurdica en sus bienes y derechos, pero cuando estos fallan, por vacos, negligencia o corrupcin, se deja en estado de indefensin al afectado, dando origen a la incursin antagnica entre los actores. Son variados los caminos, pero en definitiva, el enfoque de concurrencia y en estos casos de complementariedad, entre las distintas competencias y atribuciones resulta clave en la solucin del conflicto, pero adems, la dotacin de un marco estatal actual sobre derechos en materia de agua es imprescindible para dar certeza legal, al igual que la creacin de instancias mediadoras que absorban estas controversias de manera gil, oportuna y profesionalmente, es una alternativa eficaz.

El precio o tarifas del agua es otro factor que ocasiona el surgimiento de conflictos, mxime cuando se paga y no se recibe el servicio con regularidad, calidad y cantidad suficiente. El pago del precio real o de escasez, constituye una tragedia, en el sentido de que nos negamos a aceptarlo, para sobrevivir la desgracia de no contar con el lquido. Pagar lo que consumimos, pagar a tiempo y pagar lo que vale son tres condiciones para todos, con lo que se contribuye a disminuir el conflicto, sin embargo, subyacen dos ideas en la poblacin: por un lado, por qu deberan pagar cuando debera ser gratuita o con una muy baja tarifa?; pero adems, por qu habra que pagar ms, cuando se desconfa del destino y manejo de los recursos pblicos o las prcticas discrecionales que favorecen de manera desigual a unos y otros? As tambin, en este sentido, un incremento en el precio tiene impactos diferenciados en las actividades econmicas, ya sea por el lado de la rentabilidad o por la competitividad en un mercado global. Parte de los problemas que enfrentan los organismos operadores del agua es su constante crisis financiera, debido entre otras causas, a que el precio no refleja el costo real, a que no pagan los usuarios el volumen consumido, al consumo clandestino y a las fugas que no son recuperables en dinero, por lo cual hay una diferencia entre el volumen que sale y el que se paga, ocasionando un dficit permanente. Pero por otra parte, el precio del agua, y su correcta asignacin, es un mecanismo o instrumento para inducir el ahorro, ya que a mayor precio, menos consumo irracional, pero difcilmente se aplicara por la falta de autonoma de la autoridad del agua, y por los efectos polticos para el partido en el poder que estuviera en turno.

Conclusiones sobre la Anatoma del Conflicto

Los eventos naturales de desastre natural como los hidrometeorolgicos aunados a una dbil infraestructura hidrulica, son una amenaza para el surgimiento de conflictos, pero lo mismo puede ocurrir ante fenmenos de grave sequa.

La debilidad, en toda su amplitud, de la gobernabilidad del agua, convoca a la accin colectiva organizada de los actores, y si a ello, se agrega la falta de credibilidad en la autoridad o la ineficacia en los medios de defensa jurdicos, se optar por otros medios ya sean pacficos o violentos.

El factor ambiental, por contaminacin, escasez por calidad, los impactos ambientales por construccin de obras hidrulicas o el no reconocimiento a la compensacin por servicios ambientales, parecen ser una constante causativa del conflicto.

El abastecimiento y la calidad del agua, para consumo humano, es un asunto extremadamente sensible que funge como detonador de conflictos y de manera diferenciada en los sectores urbano y rural.

Hay una total ausencia de instancias y mecanismos para la mediacin estratgica de conflictos, lo mismo que de personal calificado, lo cual justifica su creacin y construccin de capacidades humanas.

Dado que el asunto del agua establece una relacin biopoltica entre y con los ciudadanos y el gobierno, se hace necesario los estudios de prefactibilidad poltica, sobre todo en grandes proyectos hidrulicos.

El uso de instrumentos econmicos es recomendable para la prevencin y resolucin de conflictos, dado que el recurso y las relaciones de ste y entre los actores, no escapan a la lgica econmica, ni a la economa del agua.

Y finalmente, los conflictos por el agua, tienen en la actualidad, un carcter altamente explosivo, en trminos sociales, polticos, econmicos y ambientales, cuya combinacin en un tiempo y espacio pueden ocasionar una crisis de enormes consecuencias.




 
   
 
Montecito Núm. 38 Piso 35, Oficina 15, Col. Nápoles, Benito Juárez, 03810, Ciudad de México.
T: (01-55) 33-30-12-25 al 27 F: (01-55) 33-30-12-28 CE: [email protected]
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © CENTRO DE ESTUDIOS JURÍDICOS Y AMBIENTALES A.C.